Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El Artículo 13 ha vuelto, y ahora es incluso peor: obligará a las webs a pagar por licencias

El Artículo 13 ha vuelto, y ahora es incluso peor: obligará a las webs a pagar por licencias

Francia y Alemania han llegado a un acuerdo para sacar adelante un nuevo Artículo 13 como parte de la ley de copyright, y es incluso más duro.

Los rumores de la muerte de la nueva ley de copyright europea han sido exagerados; especialmente los relacionados con sus artículos más polémicos, el 11 y el 13, que pueden cambiar Internet como pocas leyes han hecho hasta ahora.

Lo último que supimos de la ley de copyright es que era poco probable que fuese a ser aprobada antes de las elecciones europeas del próximo mayo; después de pasar los trámites iniciales, el texto se quedó encallado en el Consejo Europeo, donde los estados miembro no se pusieron de acuerdo. De hecho, la nueva ley perdió apoyos respecto a versiones anteriores, con 11 países negándose a sacar adelante el texto.

La nueva ley de copyright europea se ha convertido en el centro de la polémica por dos artículos. El 11 es el llamado “impuesto al enlace”, y obligaría a las páginas web a pagar por cada enlace dirigido a sitios de noticias; es por eso que también es conocido como la “tasa Google”, aunque afectaría también a agregadores de noticias tipo Menéame.

Francia y Alemania resucitan el Artículo 13

Por su parte, el Artículo 13 obligaría a implementar un filtro para bloquear contenido en todas las páginas web; el objetivo inicial sería evitar que los usuarios suban contenido con copyright. Sería similar a lo que empresas como Youtube han implementado. Un filtro que, incluso después de millones de euros de inversión, no ha conseguido contentar a nadie; ni a los propietarios de derechos de autor, que ven cómo su contenido sigue disponible en la plataforma, ni a los usuarios, que sufren “falsos positivos” y censura de críticas usando el filtro.

Es precisamente la aplicación de este filtro lo que provocó más enfrentamientos entre los estados miembro; y el motivo por el que finalmente el texto no recibió la aprobación. Sin embargo, mientras parte de Internet celebraba, algunos países estaban organizando reuniones secretas para sacar adelante el Artículo 13.

Aunque 11 países se mostraron en contra del texto, en realidad todo depende de Francia y Alemania; fueron sus posturas enfrentadas y su posición en el Consejo Europeo las que bloquearon el texto. Sin embargo, ahora se ha revelado que ambos países ya han trabajado en un nuevo acuerdo, como explica la europarlamentaria Julia Reda.

Lo importante es que tanto Francia como Alemania están a favor del Artículo 13; la única diferencia de opinión estaba en el alcance que iba a tener la medida. Francia quería que el Artículo 13 se aplicase a absolutamente todas las páginas web; mientras que Alemania quería implementar protecciones para compañías pequeñas.

Así será el nuevo Artículo 13

Finalmente, los gobiernos de Francia y Alemania han llegado a un acuerdo intermedio, que permitirá sacar adelante tanto el Artículo 13 como la ley de copyright. El nuevo acuerdo supone que el Artículo 13 no se aplicará a todas las páginas web; pero sí a la mayoría de servicios más populares de la actualidad.

Tal vez la diferencia más importante es que el Artículo 13 sólo se aplicará a las plataformas con ánimo de lucro. De esta forma, servicios como Wikipedia deberían estar exentos.

El resto de las páginas web tendrán que implementar el filtro, a menos que cumplan estos tres requisitos:

  • Que lleven menos de tres años disponibles al público.
  • Facturen menos de 10 millones de euros anualmente.
  • Que tengan menos de 5 millones de usuarios únicos mensuales.

A simple vista, esto pueden parecer buenas noticias para las webs más pequeñas; aquellas que no pueden precisamente invertir los millones de euros que servicios como Youtube han invertido. Sin embargo, tal y como explica Julia Reda, en realidad hay páginas muy populares que no cumplen esos requisitos. Recordemos que tienen que cumplir los tres, no basta con cumplir sólo uno.

Como por ejemplo, Patreon. Este servicio de crowdfunding permite a los autores recibir pagos directamente de sus fans; pero como es demasiado grande y factura demasiado, tendría que instalar un filtro para analizar todas las creaciones que suben estos autores. Otros servicios locales que son muy populares en sus países de origen, pero que apenas facturan, también tendrían que implementar el filtro.

Llega la obligación de pagar a los propietarios de derechos de autor

Pero tal vez el mejor motivo por el que podemos decir que esta revisión es peor que la anterior es que incluye la obligación de obtener licencias de los propietarios de los derechos de autor. La ley obligaría a las páginas web a negociar “con el mejor esfuerzo” el pago de licencias a las multinacionales propietarias de películas, libros, discos de música, y fotos de todo el mundo.

 

Esta nueva ley obligará a las páginas a pagar y aceptar las licencias incluso si no quieren el contenido que ofrecen los propietarios de los derechos. Si no lo hacen, correrían el riesgo de ser denunciadas al primer indicio de que se está subiendo contenido con copyright a su plataforma.

El nuevo Artículo 13 puede ser aprobado muy pronto

Por lo tanto, a cambio de “relajar” un poco la aplicación de los filtros a las webs más pequeñas, la nueva ley apretaría más a los servicios ya existentes. Y sobre todo, de esta manera se contenta a las multinacionales propietarias de derechos de autor; que ya pidieron la suspensión de la anterior versión del Artículo 13 porque no era todo lo favorable que querían.

Con el acuerdo entre Francia y Alemania, se espera que el texto sea aprobado por el Consejo Europeo el próximo 8 de febrero. De ahí pasará al “triálogo” entre el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, el próximo 11 de febrero. Por lo tanto, ahora la pelota está en el tejado de los europarlamentarios; que recordemos que ya están pensando en las elecciones de mayo.