Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El Artículo 13 ya tiene fecha para la votación final que puede cambiar Internet

El Artículo 13 ya tiene fecha para la votación final que puede cambiar Internet

Ya sabemos cuándo se votará el Artículo 13, la votación definitiva que lo puede convertir en ley tiene un par de malas sorpresas.

Internet está muy cerca de enfrentarse al mayor cambio de su historia, si la nueva directiva de copyright europea consigue pasar la votación final este mismo mes.

Después de años de desarrollo, y unos últimos meses en los que ha sufrido algunos cambios, el texto final ha sido presentado ante los europarlamentarios; ya sólo quedan los trámites finales para que la directiva se vuelva obligatoria en todos los países de la Unión Europea. Pero incluso en la recta final, los proponentes de la directiva han conseguido dar un nuevo giro de guión, que puede afectar a la próxima votación del texto.

Cuándo se votará el Artículo 13

Finalmente, la nueva directiva de derechos de autor se votará el próximo martes, 26 de marzo, a las 12:00, hora de Bruselas y Madrid. Será entonces cuando los miembros del parlamento europeo tendrán que votar una cuestión que ha ganado mucha polémica en los últimos meses. Es precisamente por eso que se ha elegido esta fecha.

Y es que es demasiado pronto. Como apunta la parlamentaria del Partido Pirata, Julia Reda, es la fecha más temprana que podrían haber elegido para la votación final. Había varias posibilidades, incluyendo pasar la votación a abril, pero los proponentes del texto no han querido arriesgarse; en conjunción con la mesa del parlamento se ha decidido la fecha del 26 de marzo, lo antes posible.

Por qué se ha elegido esta fecha

Hay dos motivos para elegir una fecha tan cercana. El primero es que las elecciones europeas están cada vez más cerca; se celebrarán el próximo 26 de mayo, y el temor es que el debate sobre el copyright se extienda hasta la campaña electoral. Muchos europarlamentarios temen que esta polémica salpique su próxima campaña electoral; y tengan que dar explicaciones a los internautas con una votación cercana a las elecciones.

Pero sobre todo, el miedo es que lleguen las elecciones y este problema aún no esté resuelto. Por lo tanto, la próxima composición del Parlamento Europeo se encargaría de decidir sobre la ley, y es muy probable que no tenga los mismos apoyos que ahora. También es por eso que los gobiernos de Francia y Alemania consiguieron llegar a un acuerdo tan rápido en el Consejo Europeo, donde inicialmente la ley no consiguió apoyos; el acuerdo entre dos posiciones enfrentadas permitió sacar adelante el texto.

Los proponentes de la ley creen que este texto no provocará tantos cambios en el funcionamiento de Internet; y que los contrarios a la nueva ley están exagerando sus consecuencias. Al adelantar la votación, esperan demostrar esto. Es la misma táctica usada en EEUU con la neutralidad de la red; donde apenas unas semanas después de derogar la neutralidad de la red el gobierno de Donald Trump ya estaba presumiendo de que no era para tanto. Por supuesto, el efecto de este tipo de leyes no se nota de manera inmediata.

¿Táctica de confusión en el Parlamento Europeo?

La otra gran sorpresa es que, en el texto final, el orden de los artículos ha cambiado. El infame Artículo 13, que impone filtros en Internet, ahora es el Artículo 17, por ejemplo. Esto puede ser algo más que una simple cuestión de maquetar y ordenar el texto; y la teoría que más se está compartiendo en redes sociales es que los proponentes están intentando confundir a los parlamentarios y al público.

Esta es una votación que será seguida en directo y con gran interés por internautas. Hay quien piensa que cambiar el nombre de los artículos es un intento de confusión, y que la mayoría de la gente no se de cuenta de qué parlamentarios han votado a favor de la polémica medida. Al fin y al cabo, todas las campañas contra la nueva directiva hacen mención al “Artículo 13”. También podría servir para confundir a los parlamentarios, aunque en su caso, y como apunta Julia Reda, cuando vayan a votar verán tanto el número de artículo antiguo como el nuevo.

Los CEOs europeos piden la retirada de la directiva

En medio de este caos, las protestas contra la nueva directiva continúan. El día de ayer se produjo un “apagón” simbólico, con protestas a lo largo de toda Internet. Además, ahora unos 130 CEOs y directivos de empresas europeos han publicado una carta abierta contra el Artículo 11 y el Artículo 13.

Frente a los gigantes estadounidenses como Google, Youtube o Microsoft, estas empresas relativamente pequeñas creen que tienen mucho que perder si se ven obligadas a implementar filtros y a pagar por licencias de contenido que no van a usar, las dos medidas del Artículo 13. Además, afirman que las compañías europeas no tendrán más remedio que dar sus datos a los gigantes estadounidenses de Internet, ya que sólo estos tienen los recursos necesarios para crear los filtros obligatorios.

El Artículo 11, el “impuesto al enlace”, también recibe críticas. Los CEOs recuerdan que ya fue probado en España y fue un completo fracaso; hasta el punto de que los propios proponentes de la ley han preferido no seguirla y negociar directamente con las grandes webs.