Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Dormido y a 120 por la autopista, la locura de los propietarios de los Tesla

Dormido y a 120 por la autopista, la locura de los propietarios de los Tesla

El tuit viral en el que aparece un conductor dormido en un Tesla vuelve a poner en evidencia el problema que el llamado "piloto automático" ha traído.

El Autopilot, o piloto automático de los Tesla no es un sistema de conducción autónoma. Puede que el nombre de lugar a confusión, pero si te vas a comprar un Tesla, o conoces a alguien que lo haya hecho, es muy importante que comprendas las diferencias. Tu vida puede depender de ello.

Existen varios niveles de autonomía, que definen hasta qué punto el coche es capaz de tomar el control. En los niveles más bajos, nos encontramos simples ayudas a la conducción que nos hacen la vida más fácil; mientras que en el nivel más alto, podemos dejar que el coche nos lleve a donde queramos. Esto es importante porque el Autopilot de los Tesla, pese a lo que da a entender su nombre, no es completamente automático. Es sólo un conjunto de ayudas completas, que nos permiten relajarnos un poco y sobre todo, conducir de manera más segura; en ningún caso nos pueden sustituir al volante.

Dormido en un Tesla en piloto automático, una imagen cada vez más común

Esto no es que sea algo malo, ojo. El Autopilot ha salvado ya muchas vidas, siendo capaz de reaccionar ante accidentes antes de que se produzcan, o evitar choques en situaciones de visibilidad escasa. Es una gran herramienta y sin duda alguna, uno de los motivos para comprarse un Tesla. Es sólo que no le deberíamos pedir que conduzca por nosotros, como, lamentablemente, cada vez más gente hace.

Ya sea por ignorancia o por excesiva confianza en el sistema, se están dando muchos casos de conductores que se duermen en sus Tesla. El último caso que se ha vuelto viral fue grabado por Seth Blacke, guitarrista de la banda Wage War que se dio cuenta de que uno de los conductores con el que compartía autopista estaba dormido. Y sí, iba en un Tesla.

El conductor parece estar reclinado sobre el asiento y con la cabeza inclinada, claro indicativo de que se ha echado una cabezadita. Puede que el día fuese duro o que la noche fuese poco tranquila, pero de lo que no hay duda es que estaba dormido. Peor aún, sólo tenía las manos puestas en la parte inferior del volante: estaba dejando que el coche le llevase sólo por la autopista. El coche iba a unos 120 km/h en ese momento; una velocidad en la que el conductor debe estar atento y que puede terminar en un accidente mortal.

Tesla sabe que sus conductores se duermen al volante

Esto es especialmente llamativo porque Tesla sabe que la gente está usando su sistema como no debería; después de una polémica parecida, la compañía implementó un sistema que obliga al conductor a poner las manos sobre el volante. Excepto que es muy fácil engañarlo. Desde entonces, se han dado muchos casos de conductores de Tesla dormidos al volante, más de lo habitual; como por ejemplo, cuando la policía californiana consiguió parar un Model S con el conductor dormido sin provocar heridos.

Es evidente que, a los conductores les falta información, o hay un problema endémico con la manera en la que Tesla promociona el piloto automático. Llama la atención que el fabricante no suela responder ante estas polémicas, aunque sí que presume de Autopilot en cada noticia relacionada con sus bondades.