Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El neumático para coches voladores, que cambia dependiendo de si está en el aire o en el suelo

El neumático para coches voladores, que cambia dependiendo de si está en el aire o en el suelo

Goodyear ha presentado un neumático para coches voladores, capaz de hacer que leviten gracias a su diseño de aspas interno.

Estos días se celebra el Salón de Ginebra, la oportunidad que tienen los grandes fabricantes de coches de presentar sus futuros modelos; en algunos casos son coches prácticamente de producción, y en otros son extraños conceptos que suponen un adelanto de lo que será el futuro. Y luego hay casos como el de Goodyear, el fabricante de neumáticos para el que ya es tradición traer algo espectacular.

Este año no han decepcionado, presentando nada menos que un neumático para coches voladores. No, no es sólo el neumático que usarán estos vehículos cuando toquen tierra; sino que, además, el propio neumático sea el responsable de que el coche pueda volar. Un “dos en uno” que puede simplificar el proceso de transformación entre coche “normal” y “volador”.

Goodyear presenta un neumático para coches voladores

Este neumático ha recibido el apropiado nombre de “Aero”, y tiene un diseño pensado para funcionar de manera diferente dependiendo de su orientación. Cuando está en vertical, cumple la función de un neumático normal y corriente; la única diferencia es que realmente no hace falta inflarlo de aire, ya que cuenta con una estructura interna que absorbe los impactos y soporta el peso del vehículo.

Lo interesante es que, si ponemos el neumático en horizontal, entonces la propia estructura interna hace de aspas capaces de mover el aire y generar empuje. En otras palabras, es como tener pequeñas aspas de helicóptero en las ruedas. Un coche que use estos neumáticos sólo tendría que cambiarlos de posición y aumentar la velocidad de rotación para echar a volar. Para ello, no se usaría una transmisión convencional, sino fuerzas magnéticas capaces de mover el neumático sin fricción y a la velocidad necesaria.

Claro, que eso suena muy futurista y por un buen motivo; por ahora no hay ningún coche pensado para usar el Aero como neumático. Probablemente sería necesario diseñar todo el coche en base al funcionamiento de los neumáticos, y aún así no es seguro que las aspas fuesen capaces de generar el suficiente empuje como para levantar un coche del suelo; seguramente haría falta un sistema principal que es el que se encargase de la mayor parte del trabajo. Pero aún así, estos neumáticos son un concepto muy interesante, que pueden darnos pistas sobre el futuro de los coches voladores.