Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Protección de Datos limita la ley que permite enviar spam político según tu ideología

Protección de Datos limita la ley que permite enviar spam político según tu ideología

La ley que permite recopilar opiniones políticas de Internet ha recibido una serie de limitaciones de parte de la AEPD, pero no ha sido neutralizada.

La campaña electoral de las próximas elecciones generales del 28-A será completamente diferente a las anteriores; será la primera vez que los partidos usarán la información que obtengan de usuarios de redes sociales para sus campañas. Y todo gracias a una ley aprobada por el Senado en los coletazos de la legislatura, propuesta por el PSOE y que recibió los apoyos de PP, Ciudadanos, PdeCat, PNV y ERC.

La que ha recibido el apodo de “ley de spam político” fue creada para adaptarse a la importancia que Internet y las redes sociales tienen ahora en las campañas electorales, como han revelado comicios como el Brexit o las victorias de Donald Trump y Bolsonaro. Los defensores de la ley afirman que sólo establece reglas donde antes no las había; y mencionan escándalos como el de Cambridge Analytica en Facebook para justificar la ley. En cambio, es fácil ver que este texto precisamente legaliza muchas de las prácticas que fueron el centro de la polémica.

La ley de spam político supone un “alto riesgo para los derechos y libertades”

En concreto, gracias a esta nueva ley los partidos podrán obtener información de los votantes a través de las redes sociales, llegando a registrar su perfil ideológico. En base a estos perfiles, los partidos podrán enviar propaganda política a través de medios tradicionales (como carta) y digitales (como SMS o Whatsapp). Esta ley básicamente protege a los partidos políticos de ser denunciados por una actividad que es ilegal para el resto del mundo: el registro de la ideología de los votantes. Sin límites, esta ley lo tiene todo para que la campaña electoral sea una de las más duras para el votante medio; y ya en pre-campaña, se están dando los primeros casos de mensajes de Whatsapp con propaganda.

Ya que la ley no establece ningún límite para los partidos, ha tenido que ser la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), lo que los establezca; esta decisión ha sido muy esperada por los contrarios de la ley, y finalmente ha sido publicada hoy en el BOE (pdf). La AEPD ha publicado una serie de reglas y ha establecido unos límites a lo que los partidos podrán hacer durante la campaña; la organización justifica estas reglas por la “existencia de un alto riesgo para los derechos y libertades” con la nueva ley.

Los partidos podrán recopilar opiniones políticas de Internet

En concreto, la reglamentación se centra en aclarar el alcance de la nueva ley; en algunos casos lo limita seriamente, mientras que en otros sólo establece algunas reglas de cómo debe aplicarse. La mayor limitación se encuentra en la recopilación y registro de la ideología de los internautas. La nueva ley permite usar cualquier cosa que publiquemos en la red para registrar nuestra opinión política. Esto permitiría, por ejemplo, crear propaganda personalizada para cada tipo de votante, dependiendo de sus prioridades; como Cambridge Analytica hizo para Donald Trump.

recopilar opiniones políticas de Internet

La AEPD sólo permitirá que los partidos recopilen las opiniones políticas que hayan sido expresadas libremente. Por ejemplo, si usamos nuestra cuenta de Twitter para decir que vamos a votar a un partido determinado, o si nos declaramos de una ideología concreta en nuestro perfil de Facebook.  Además, sólo se podrá registrar lo que sea de acceso público; es decir, si nuestra cuenta de Twitter es pública o si publicamos actualizaciones que todo el mundo pueda ver.

Los partidos podrán usar esa información para enviarnos spam; sin embargo, estos mensajes tendrán que dejar claro que son para propaganda electoral, quién nos lo ha enviado, y facilitarnos una manera de cancelar más envíos.

No al uso de Inteligencia Artificial para inferir nuestra ideología

Sin embargo, la AEPD no permitirá que los partidos usen otros datos para inferir nuestra ideología política; este es el mayor cambio, y el que afecta más al uso de nuevas tecnologías como Inteligencia Artificial o aprendizaje automático. Los partidos no podrán usar estas tecnologías para llegar a la conclusión de que tenemos una ideología u otra. Esto es importante porque ya es posible crear perfiles políticos basándose en información aparentemente no relacionada, como el lugar en el que vivimos, nuestra procedencia, nuestras amistades, los lugares que visitamos a diario, la formación profesional, el lugar en el que trabajamos, y otros datos.

Los partidos tendrán que llevar un registro de actividades de tratamiento de datos, para que quede claro cómo han conseguido los datos que usarán durante la campaña. La AEPD tendrá que ser consultada con 14 semanas de antelación antes de la creación de un registro semejante; pero debido a la cercanía de las próximas elecciones, ese plazo se ha reducido a tres semanas.

El mensaje de la AEPD parece claro: el texto aprobado por los principales partidos atenta contra la privacidad y los derechos de los votantes; estas limitaciones son sólo un parche, dentro de lo que la AEPD puede hacer. Entre el poco tiempo que hay para ajustar los sistemas de registro y envío de spam, y la importancia que para algunos partidos tienen estos mensajes personalizados para su campaña, es de esperar que no todo el mundo siga estas reglas.