Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Por qué tener una piscina en la azotea te dará problemas en caso de terremoto

Por qué tener una piscina en la azotea te dará problemas en caso de terremoto

A todos nos gustaría tener una piscina en la azotea. El problema es que en caso de terremoto puede dar bastantes problemas...

Aunque aquí en España esto sea una rara avis, el tener una piscina en la azotea es algo relativamente común en otros países. Supone un pequeño lujo para ciertos colectivos de vecinos el poder disfrutar de un chapuzón a altas alturas, y más con el verano a la vuelta de la esquina. El caso es que presenta ciertos problemas, y más si vives en una zona propensa a terremotos. ¿Quieres saber el por qué?

Tener una piscina en la azotea y sufrir un terremoto provoca cascadas

El vídeo que veis encima de estas líneas ocurrió en Manila, Filipinas y más concretamente en el distrito de Binondo. Lo que ocurrió fue un terremoto de magnitud 6.1 en la escala de Ritcher. El edificio era uno de los afortunados en tener una piscina en la azotea… y bueno, ya podéis ver lo que pasó. Una catarata de agua cayendo por uno de los lados del edificio provocando el caos.

La piscina empezó a desbordarse por el balanceo del edificio movido por el terremoto. La intensidad era tal que el agua salía despedida por uno de los lados del edificio provocando la caída de litros y litros de agua. Las espectaculares imágenes fueron realizadas por el videoaficionado Michael Rivo y posteriormente compartida por medios locales de Filipinas.

Este tipo de construcciones generan problemas de esta índole. En caso de terremoto  de desaastre, piscinas y similares provocan que el elemento inesperado del agua provoque todavía más estragos en la situación que ya es complicada de por sí. En un terremoto con una buena magnitud, este chorro de agua puede provocar todavía más caos debido a la confusión.

El terremoto mató a unas 8 personas según la CNN y nos deja claro que aunque tener una piscina en el tejado de nuestra casa puede sonar genial, deja de serlo si vivimos en una zona propensa a seísmos. Ya sabes; la próxima vez que pienses en tener una piscina en tu azotea, revisa que tu ciudad no sea de alta actividad sísmica si no quieres provocar un pequeño (o gran) estropicio.