Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Activó el Autopilot y 10 segundos después perdió la vida: el accidente que vuelve a poner a Tesla en los focos

Activó el Autopilot y 10 segundos después perdió la vida: el accidente que vuelve a poner a Tesla en los focos

El tercer accidente mortal con Autopilot de Tesla ha vuelto a avivar la polémica sobre este sistema y la facilidad con la que confiamos en él.

El pasado 1 de marzo, Jeremy Banner, conductor de un Tesla Model 3 falleció como consecuencia de las graves heridas que sufrió en un accidente con un camión. Mientras circulaba por una autopista de Florida, se estrelló contra un camión que estaba cambiando de sentido en una intersección. El coche pasó por debajo del tráiler, arrancando el techo y toda la parte superior del vehículo; Banner falleció instantáneamente, pero el coche siguió avanzando unos 500 metros, hasta que finalmente se paró por si solo.

Un caso espeluznante, pero lamentablemente no raro; de hecho, probablemente nunca hubiéramos oído hablar de este accidente si no fuera por un detalle: en ese momento, el Tesla tenía el Autopilot (piloto automático) activado. Eso es lo que ha descubierto la NTSB, la organización de seguridad vial de EEUU, después de una investigación en la que ha analizado el comportamiento del vehículo antes del accidente; y los detalles no son favorables para Tesla ni para su sistema.

Un Tesla se estrella contra un camión en Autopilot

En realidad, Banner no había usado el Autopilot en todo su trayecto, pero apenas diez segundos antes del accidente decidió activarlo. No sabemos exactamente qué hizo en ese tiempo, pero Tesla ha confirmado que en los ocho segundos anteriores al accidente no tenía las manos en el volante. Ni el coche ni el conductor realizaron maniobras evasivas cuando se encontraron al camión; simplemente continuaron hacia delante, con fatales consecuencias. Sólo cuando el sistema detectó que algo iba mal, 500 metros después, frenó y paró el coche.

Más llamativo incluso es que el coche iba por encima del límite de velocidad; esa carretera tiene un límite de 55 millas por hora (88,5 km/h), pero el Tesla iba a 68 mph (109,4 km/h). Aún así, es muy posible que el conductor hubiese podido evitar el accidente, o al menos limitar sus consecuencias. Es por eso que este caso ya está siendo considerado por la NTSB como el tercer accidente mortal con Autopilot; y el segundo en similares circunstancias. En mayo de 2016 el nombre de Tesla fue repetido por agencias de noticias de todo el mundo, y no por buenos motivos; un Model S había acabado bajo un tráiler, matando a su conductor. Fue la primera muerte a bordo de un Tesla en Autopilot, y avivó el debate sobre el estado de la tecnología.

El tercer accidente mortal con Autopilot de Tesla

Este nuevo accidente tiene visos de ser igual de importante para la compañía; especialmente después de las declaraciones de Elon Musk en las que renegaba del sistema LIDAR usado por otros fabricantes en sus sistemas autónomos. Para Tesla, las cámaras son suficientes para detectar otros vehículos y posibles problemas en la carretera, y serán la base del sistema completamente autónomo que será lanzado en 2020. Pero este accidente despertará dudas sobre la versatilidad de este sistema.

Además, deja en evidencia que los conductores de los Tesla siguen quitando las manos del volante, pese a las propias recomendaciones de la compañía. Autopilot puede dar una falsa sensación de seguridad, haciéndonos creer que puede conducirse solo; pero por ahora, los Tesla no son 100% autónomos y no deberíamos fiarnos completamente de ellos.