Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

presentado-por-leroy-merlin

Compañías como Microsoft, Amazon o Apple poco o nada tienen que ver con las empresas que dominaban el mundo hace un siglo. La tecnología tiene gran parte de la culpa de este cambio colosal. Pese a ello, aún está por venir un cambio todavía mayor, muestra de ello es el avance imparable de la tecnología durante los últimos años. ¿Cómo serán las empresas en 2030?

La tecnología será el eje de todo

Según “Innovando el futuro”, un informe de la asociación Multinacionales por España, durante los próximos 10 años viviremos una revolución tecnológica que cambiará por completo nuestra sociedad y nuestra economía. Campos tan relevantes como la educación, la sanidad, la comunicación, la movilidad y el hogar, sufrirán cambios sustanciales.

El Big Data y la Inteligencia Artificial serán herramientas clave para las empresas del futuro. Estas tecnologías permitirán que las compañías identifiquen nuevas oportunidades de mercado y facilitarán el trabajo en muchos sectores.

Respecto al consumo de contenidos, tanto la realidad virtual como la realidad aumentada serán los protagonistas. Un movimiento que ya ha comenzado a darse con videojuegos que utilizan este tipo de avances.

Como es obvio, todos estos cambios tendrán un gran impacto en el terreno laboral. Es posible que desaparezcan muchos empleos y aparezcan otros nuevos relacionados con la tecnología que ahora ni siquiera nos imaginamos. Todo esto llevará a que la educación sufra grandes modificaciones para que los jóvenes estén más formados en tecnología.

Los datos tendrán mayor valor

Los datos pasarán a ser un nuevo activo. Su utilización podrá ayudar a detectar tendencias y a facilitar la toma de decisiones de un modo mucho más rápido y eficaz que un humano. La ciberseguridad también tomará una mayor relevancia, algo lógico teniendo en cuenta que la tecnología será el centro de todo.

Lo que podríamos catalogar como “Industria 4.0” revolucionará el mundo tal y como lo conocemos. Las fábricas digitales tendrán a su disposición soluciones en la nube para analizar los datos y optimizar su rendimiento, además de ahorrar costes y mantener la calidad en su producción.

Las ciudades serán lo que conocemos como “smartcities”, con hogares más inteligentes, seguros y sostenibles. La movilidad pasará a estar protagonizada por vehículos autónomos y por drones dirigidos por Internet.

Se espera que el sector sanitario alcance avances disruptivos, logrando un mayor conocimiento y poder sobre la modificación del ADN. Es posible que haya una medicina mucho más personalizada y con diagnósticos basados en la tecnología.

Aunque pueda parecer que hablamos de lo que ocurrirá dentro de 200 años, se estima que todos estos cambios llegarán a nuestra sociedad en 2030. Y tú, ¿estás preparado para la revolución tecnológica?