Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cómo se inventó la primera webcam: con mucha vagancia y mucho café

Cómo se inventó la primera webcam: con mucha vagancia y mucho café

¿Te gustaría saber cómo se inventó la primera webcam de la historia? Te aseguramos que se hizo por la razón más absurda que puedas imaginar.

Si escuchas la palabra “webcam” seguro que lo asimilas como algo familiar; un dispositivo que existe desde hace décadas y que, supuestamente, conoces de sobra. Sin embargo, ¿alguna vez te has planteado por qué se inventó?

Aunque la respuesta parezca obvia, ya os adelantamos que no lo es en absoluto. De hecho, nos sorprende hasta dónde puede llegar la vaguería del ser humano; capaz de inventar algo impresionante para una auténtica tontería.

Así se creó la primera webcam

La primera webcam de la historia nació en “The Trojan Room”; un antiguo laboratorio de computación de la Universidad de Cambdridge. Lo hizo en 1991 y, sorprendentemente, no fue con la intención que estáis pensando.

Los que pasaban su día a día en el laboratorio tenían la costumbre de beber café bastante a menudo. Para ello, tenían la necesidad de levantarse y acercarse hasta la cafetera; pero, muchas veces hacían el viaje para nada, puesto que la cafetera estaba vacía.

Quentin Stafford-Fraser y Paul Jardetzky estaban tan hartos de la situación (y eran tan vagos) que decidieron crear un dispositivo que les ahorrase levantarse para nada. Sí, estos dos hombres crearon la webcam con ese fin tan “absurdo”, por decirlo de alguna manera. Así podían revisar si había café sin moverse de sus cómodas sillas.

Imagen de 129 x 129 píxeles en blanco y negro

Stafford-Fraser fue el que dio la vida a XCoffee; el programa que permitía visualizar la imagen captada por la cámara directamente desde el ordenador. La cámara capturaba imágenes de 129 x 129 píxeles en blanco y negro y contaba con una tasa de refresco de un fotograma por segundo. Cifras que pueden parecernos actualmente irrisorias, pero que eran más que suficientes para distinguir si había café en la cafetera.

Curiosamente, la webcam existe desde antes de la creación de Internet, que nacería un par de años después, en 1993. Como es obvio, una vez creado Internet el servicio de webcam comenzó a utilizarse también a través de la red.

Esta cámara se apagó en agosto de 2001. Por otro lado, la cafetera se subastó en eBay alcanzando un precio de más de 5.000 dólares, aproximadamente 4.500 euros al cambio.

Resulta muy curioso que un invento como la webcam fuera creado prácticamente de rebote y para un uso totalmente diferente al que uno creería en un principio, el ser humano y su ingenio no dejarán de sorprendernos.

Foto destacada: malmvaegen en YouTube