Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

“Si consigo 15.000 likes, me entrego a la policía”

“Si consigo 15.000 likes, me entrego a la policía”

Un sospechoso prometió entregarse a la policía por likes de Facebook, una surrealista situación que se ha vuelto viral en Internet.

No es difícil encontrarse en redes sociales a gente capaz de hacer lo que sea por algo de notoriedad. En ocasiones es porque simplemente es su trabajo como influencers; cada “me gusta” o suscripción adicional se traduce en mayores ingresos, especialmente en un sector tan competitivo.

Otras veces es una simple cuestión de querer llamar la atención, de conseguir los ansiados quince minutos de fama. La obsesión por llegar a las pantallas de millones de personas no es muy sana, y puede llevar a cometer serios errores o hacer cosas que de otra manera ni nos plantearíamos; como por ejemplo, entregarnos a la policía.

Entregarse a la policía por likes de Facebook, el colmo de las redes sociales

Es la surrealista situación en la que se encuentra el departamento de policía de la ciudad de Torrington, que afirma haber negociado con un sospechoso a través de Facebook para que se entregase.

Jose Simms fue acusado, según CNN, de poner en peligro a un niño, de alborotamiento, violación de orden de protección, mal uso del teléfono de emergencias y por declarar falsamente. Por todo eso, fue llamado al juzgado, pero no apareció; por lo que ahora tiene nada menos que siete órdenes judiciales de las que está escapando.

La policía de Connecticut consiguió encontrarlo, pero sólo a través de Facebook; fue entonces cuando se produjo la negociación que terminó con una condición algo extraña: Simms prometió que se entregaría a la policía si esta publicaba una actualización en Facebook y conseguía 15.000 “me gusta”. Él quería que fuesen 20.000 y la policía, 10.000, pero al final el negociador consiguió un término medio con los 15.000 likes.

En el post de Facebook, la policía explica la situación y pide la colaboración ciudadana para conseguir semejante cantidad de interacciones; algo que no fue muy difícil de conseguir cuando la publicación se volvió viral. En el momento de escribir estas palabras, han superado los 21.000 likes y sigue subiendo; el post ha sido compartido miles de veces, y ha recibido ya más de mil comentarios.

¿Un viral falso o un intento honesto de ayudar?

La reacción en la red ha sido algo compleja. Al principio se creía que era una broma, pero los agentes confirmaron que era real. Hay quien considera que es su deber pulsar en “like” para ayudar a capturar a un criminal; y quien considera ridículo que la policía siga el juego de alguien como Simms.

Otra interpretación es que, en realidad, estamos ante el típico anuncio que busca la colaboración ciudadana para encontrar a un sospechoso; el post afirma que, si queremos acelerar las cosas, podemos simplemente llamar con información sobre el paradero de Simms. Da la impresión de que la historia de los likes está ahí sólo para llamar la atención, y vaya si lo han conseguido.

Sin embargo, esta fama repentina no parece haber gustado a Simms, que aún no se ha entregado pese a que el post ha superado incluso su demanda inicial de likes.