Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Linux vendrá preinstalado en Windows 10, los tiempos han cambiado

Linux vendrá preinstalado en Windows 10, los tiempos han cambiado

Con el nuevo kernel Linux instalado en Windows, Microsoft demuestra de nuevo su apuesta por el sistema libre y el soporte de distros.

Hubo un tiempo en el que GNU/Linux y su comunidad eran los mayores rivales de Microsoft y su sistema operativo Windows. Algo que reconocieron en la propia Redmond, usando tácticas algo sucias para acabar con la mayor amenaza contra su dominio en el escritorio.

Eso es agua pasada. La nueva Microsoft ahora cree que Windows y Linux pueden coexistir, y en los últimos años ha tomado decisiones sorprendentes para cualquiera que lleve un par de décadas siguiendo este enfrentamiento. Microsoft ha lanzado aplicaciones para distros Linux, servicios compatibles con el sistema libre e integraciones para ayudar a los desarrolladores y usuarios. Pero tal vez lo más llamativo es que permitió la instalación de distros Linux dentro de Windows. Ubuntu, OpenSUSE y otros proyectos han encontrado un hueco en Windows.

El kernel Linux instalado en Windows, la nueva sorpresa de Microsoft

Con motivo del Build 2019, la conferencia de desarrolladores, Microsoft ha dado un paso más en esa dirección, anunciando a bombo y platillo la integración de un kernel (núcleo) de Linux dentro de Windows 10. A partir de este mismo verano, las versiones de Windows para Windows Insider (versiones inestables de prueba) vendrán con un kernel de Linux preinstalado.

Este kernel ha sido desarrollado por Microsoft en base a la versión 4.19, lanzada el pasado octubre y la última versión estable disponible. Ha sido personalizado para que pueda ejecutarse dentro de Windows 10, pero por lo demás es un kernel como el que tiene Ubuntu o cualquier otra distro Linux.

Esta es la mayor integración de Linux en Windows nunca vista hasta ahora. Se trata de un anuncio que no supondrá un gran impacto para el usuario medio; pero que puede ser muy importante para desarrolladores y entusiastas de Linux. Y para los que recordamos la guerra Windows-Linux, es un momento algo extraño.

Se trata de una decisión importante para Microsoft, que de esta manera apuesta claramente por Linux. Y es que la integración del kernel en Windows traerá importantes mejoras; al incluir el kernel ya en el sistema, será posible instalar distros Linux directamente desde la Tienda de Windows. El nuevo kernel será la base del nuevo subsistema Windows para Linux (WSL). Estas distros podrán usar el kernel incluido sin necesidad de incluir el suyo. Esto debería facilitar el desarrollo de distros Linux para Windows.

El nuevo kernel también permitirá que otras aplicaciones saquen un mayor provecho de esta integración. Por ejemplo, la nueva terminal de Windows, que además de mejoras como las pestañas o los emojis, también nos permitirá acceder a este subsistema Linux y ejecutar programas y scripts de Linux directamente en la consola.

Los tiempos han cambiado, sí.