Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Los nuevos robots de Amazon empaquetan mejor que un humano, y ya están destruyendo puestos de trabajo

Los nuevos robots de Amazon empaquetan mejor que un humano, y ya están destruyendo puestos de trabajo

El nuevo robot que empaqueta pedidos de Amazon es capaz de crear cajas del tamaño y la forma adecuadas para cada tipo de envío.

“Los robots nos quitarán el trabajo” es una frase que se repite mucho, aunque no siempre comprendemos el verdadero alcance de lo que significa. A estas alturas, parece evidente que los robots son mejores que los humanos en algunos trabajos, especialmente los más repetitivos y con menos margen; mientras que aquellos puestos en los que haya que tomar decisiones están más seguros.

Pero, ¿será eso cierto siempre? ¿Qué pasará cuando la tecnología avance lo suficiente? Por ejemplo, qué pasa cuando un robot es capaz empaquetar pedidos, tomando decisiones como lo haría un trabajador humano. Es una situación a la que tendrán que hacer frente algunos trabajadores de Amazon, por culpa de una nueva máquina para empaquetar que ya está siendo usada en algunos centros de la compañía.

El robot que empaqueta pedidos de Amazon de manera rápida y eficiente

Reuters ha revelado ahora la existencia de esta máquina, aunque en realidad Amazon ya lleva años implementando esta tecnología. La adopción inicial ha sido muy lenta, en apenas algunos almacenes, como parte de un programa piloto; pero ahora la compañía cree que estas máquinas están al nivel necesario para expandir su uso.

Las máquinas se llaman CartonWrap, y han sido desarrolladas por la compañía italiana CMC Machinery; allí presumen de una tecnología que han llamado “Box on Demand”, que permite empaquetar pedidos con cajas del tamaño correcto. El sistema funciona escaneando los productos mientras circulan por la cinta transportadora; a partir de esa información, es capaz de crear cajas de cartón del tamaño adecuado en tiempo real, meter el producto y cerrar la caja, dejándola lista para el envío.

El proceso es mucho más rápido y eficiente que con un trabajador humano; la máquina es capaz de procesar entre 600 y 700 cajas cada hora, unas cinco veces más rápido que un empleado. La máquina no funciona por si sola, ya que necesita que alguien cargue los productos en la cinta y reponga el cartón y el pegamento de manera periódica; sin contar con los técnicos encargados de que la máquina funcione correctamente.

Amazon apuesta por robots, pero ¿qué pasa con los empleados?

Eso no quita que la máquina sea capaz de hacer el trabajo de muchos empleados, y las consecuencias ya se están notando; cada máquina es capaz de eliminar por si sola 24 puestos de trabajo. Ahora que el programa piloto ha demostrado resultados, Amazon planea expandir el uso de esta máquina en su red de distribución; el objetivo es instalar dos máquinas en docenas de almacenes de EEUU.

En total, eso supondría despedir a unas 1.300 personas. Sin embargo, Amazon no plantea la instalación de estas máquinas como una manera de ahorrarse sueldos; el objetivo, afirma, es mejorar la seguridad y la eficiencia para acelerar los pedidos. La compañía promete que el dinero que se ahorrará con estas máquinas será reinvertido en nuevos servicios para consumidores, que a su vez crearán nuevos puestos de trabajo. La postura de Amazon es que puede que estos robots destruyan puestos de trabajo; pero también permiten la creación de nuevos puestos.

Eso no será un alivio para los despedidos por la llegada de estas máquinas; y hará un flaco favor a Amazon en medio de la polémica por el tratamiento que da a sus empleados.