Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Estos microrobots pueden ser los mejores sustitutos del cepillo de dientes

Estos microrobots pueden ser los mejores sustitutos del cepillo de dientes

Investigadores han creado unos robots que limpian dientes con gran eficacia, metiéndose incluso en los recovecos más difíciles.

Por muy bien que te cepilles los dientes y te enjuagues la boca, es inevitable que algunas partes no queden del todo bien; y eso es todo lo que necesita una infección para propagarse por la boca y crearnos una caries o algo peor. Incluso con los nuevos cepillos modernos, que se conectan a nuestro smartphone para generar sesiones de limpieza, la perfección en la higiene bucal no existe.

Puede que la solución esté en un pequeño “ejército” de microrobots que trabajen en el interior de nuestra boca. Una idea que parece demasiado futurista para hacerse realidad; pero en la que ya hay científicos trabajando. El último avance proviene de la Universidad de Pensilvania, donde los equipos de medicina dental y ciencias aplicadas se han aliado para desarrollar unos diminutos robots diseñados para limpiar superficies.

Robots que limpian dientes, este es el futuro de la higiene bucal

En concreto, el objetivo de estos robots es la biopelícula que se forma en el interior de nuestra boca; son terreno fértil perfecto para la formación de microorganismos, como bacterias, que acaban formando las llamadas “placas”. Esta biopelícula se reforma constantemente, y por eso la higiene bucal es tan importante; si la dejamos, es inevitable que se formen colonias de bacterias. Y como ya hemos dicho, ni siquiera pasándote el cepillo de dientes puedes eliminarlas del todo; eso obliga a una visita al dentista de vez en cuando para que haga el trabajo sucio.

Robots que limpian dientes

Los microrobots diseñados por los investigadores se basa en romper esta biopelícula para evitar la formación de cúmulos de bacterias. Están hechos de nanopartículas de óxido de hierro, y por lo tanto pueden ser controlados usando campos magnéticos; la idea es que de esta manera puedan llegar a recovecos y zonas que normalmente son inaccesibles. Cuando llegan a la posición, las partículas pueden también servir como catalizadoras de una reacción que activa el peróxido de hidrógeno, liberando radicales libres que matan a las bacterias y rompen las biopelículas.

Los resultados en las pruebas preliminares han sido bueno; los investigadores consiguieron controlar los robots y limpiar zonas planas y tubos de manera precisa; y todo ello, sin dejar rastro. En experimentos con dientes humanos, se demostró que los robots pueden limpiar tanto la zona exterior como los recovecos del diente. Sin embargo, por el momento estos robots no se pueden usar en medicina; pero ya están investigando métodos para aplicar esta tecnología. Además, también se podrían usar para la limpieza de material médico, como catéteres.