Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Convierte su coche en un mando para conseguir el máximo realismo en juegos de carreras

Convierte su coche en un mando para conseguir el máximo realismo en juegos de carreras

Un aficionado ha desarrollado un sistema para usar el coche para videojuegos, moviendo el volante y los pedales para controlar el juego.

Nunca subestimes a un “gamer”. Somos capaces de hacer cosas que serían excesivas o un sinsentido para cualquier persona normal. Como comprarnos una mesa con iluminación RGB, por ejemplo. O comprarnos controladores especializados para el tipo de juego que queremos.

De todos los gamers, los amantes de los simuladores son sin duda los más locos. Son capaces de gastarse miles de euros en controladores y cabinas para conseguir una experiencia lo más realista posible. Desde cabinas de aviones idénticas a la de un caza de combate, a asientos que se mueven con la inercia de nuestros movimientos. Pero hasta ahora, no habíamos visto nada como usar un coche entero para jugar.

Ya es posible usar el coche para videojuegos

Es algo que ya es posible gracias a CAN Joystick, que básicamente convierte nuestro coche en un mando de juegos gigante. Ya hay gente que lo ha probado, y los resultados son tan absurdos como podríamos esperar. Gracias a este software, podemos usar el volante, los pedales y el resto de mandos del coche en el videojuego que queramos; aunque evidentemente, funciona mejor en un juego de conducción. Los vídeos subidos por los primeros valientes que han probado el sistema demuestran cómo el realismo de un simulador de conducción se multiplica exponencialmente.

usar el coche para videojuegos

Este software funciona gracias al bus CAN, un protocolo de comunicaciones usado de manera interna por la mayoría de los coches modernos. Este sistema, desarrollado por Bosch, permite a las diferentes partes de un coche comunicarse entre sí; CAN Joystick interpreta esas señales usando uinput, un programa para sistemas Linux que permite obtener una señal y asignarla a una acción. Por ejemplo, si apretamos el acelerador, eso se registrará e interpretará de manera correcta en el videojuego.

Para obtener esas señales se usa un dispositivo conectado al puerto OBD-II, también presente en muchos coches; normalmente se usa para obtener datos de diagnóstico, pero la afición también lo aprovecha para añadir funcionalidades a su coche.

En el caso de este “hackeo” concreto, su creador también ha integrado un proyector, que muestra la imagen del juego en cualquier superficie blanca y relativamente plana. Por lo tanto, esto nos permite conducir con nuestro coche hasta encontrar un sitio óptimo y jugar donde queramos.

El código de CAN Joystick está disponible en Github, para cualquiera que se atreva a intentarlo.