Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Usar Windows sin contraseña será mucho más fácil con esta nueva actualización

Usar Windows sin contraseña será mucho más fácil con esta nueva actualización

Usar Windows sin contraseña siempre ha sido complicado, y Windows Hello se ha estado desaprovechando con el tiempo. La nueva actualización lo soluciona.

Las contraseñas han sido uno de los métodos de seguridad más usados en los últimos tiempos. Pero estos mismos tiempos han cambiado, y ahora dichas contraseñas han dejado de ser tan eficientes siendo sustituidas por otros métodos biométricos. Microsoft busca un futuro en el que usar Windows sin contraseña sea mucho más sencillo, y su próxima actualización podría conseguirlo.

Windows tiene su propio sistema de autentificación, Windows Hello. Si nuestro dispositivo con Windows tiene reconocimiento facial o lector de huellas podíamos usarlo para desbloquearlo. Pero hasta ahora no podíamos usar Windows Hello como un sistema biométrico de autentificación para servicios online. La próxima actualización de Windows May introduce el certificado FIDO2, que cambiará esto de una vez por todas.

Usar Windows sin contraseña dejará de ser un incordio

Usar Windows sin contraseña será mucho más fácil con esta nueva actualización

La función de Microsoft Windows Hello ha recibido la certificación FIDO2. Este es un estándar en la industria que valor a Hello como un autentificador seguro, lo cual permite que se use en apps, servicios online y dispositivos con seguridad biométrica. Esto significa que los usuarios que usen la versión de  Windows 10 1903 podrán iniciar sesión en dispositivos, aplicaciones y servicios online utilizando datos biométricos o un PIN.

Esto fomentará la obsolescencia de las contraseñas, un método de seguridad que ha demostrado ser cada vez menos eficiente. Gracias a esta certificación podremos usar Windows Hello y por ende seguridad biométrica en apps como los navegadores Mozilla, Chrome o Edge y así iniciar sesión sin necesidad de nuestras contraseñas. Existen más de 800 millones de dispositivos con Windows 10 activos, por lo que el impacto será más que generalizado.

Lo cierto es que las contraseñas son bastante más fáciles de hackear que un sistema biométrico o un PIN, y Microsoft está intentando demostrarlo con estos avances. Además, la misma firma está intentando presionar y alentar a otras compañías para que abandonen los sistemas basados en contraseña y abracen este tipo de métodos de seguridad.