Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Los llantos de los bebés por fin pueden ser traducidos gracias a una Inteligencia Artificial

Los llantos de los bebés por fin pueden ser traducidos gracias a una Inteligencia Artificial

Investigadores han desarrollado una Inteligencia Artificial que traduce llantos de bebés y comprende qué es lo que quieren o qué les pasa.

“¿Pero qué me estás pidiendo?” es una frase repetida por millones de padres y madres desesperados a las tantas de la noche, en respuesta a los llantos de su bebé. Lamentablemente, la comunicación con nuestra progenie es imposible; aunque hay quien podría decir que la barrera del lenguaje no es un problema, teniendo en cuenta que, cuando se hacen mayores, la comunicación no mejora mucho.

Discernir entre un tipo de llanto y otro es la clave para cuidar de un bebé, y en estos casos la experiencia es un grado. El problema es que la diferencia entre los lloros puede ser un síntoma de alguna enfermedad; puede ser simplemente que el bebé tiene hambre, pero también que le duela algo y no lo sepamos. O puede que, simplemente, quiera algo de atención.

La Inteligencia Artificial que traduce llantos de bebés

Puede que por fin haya llegado el momento de enterarnos de qué es lo que quieren nuestros hijos e hijas, gracias al desarrollo de una Inteligencia Artificial que entiende los llantos de los bebés. Ha sido desarrollada como fruto de una investigación conjunta entre especialistas estadounidenses y chinos, que se han centrado en encontrar métodos para analizar el lenguaje de los críos y reconocer su significado.

La clave de la investigación está en que, aunque hay muchos tipos diferentes de llantos, se pueden dividir y clasificar dependiendo de las razones. Dos llantos pueden parecer diferentes, pero si han sido provocados por motivos similares, algunas de sus características serán idénticas. En otras palabras, los gritos y lloros no son aleatorios, cada uno es una manera del bebé de comunicar lo que siente. Los investigadores lo asemejan a un “lenguaje especial” compuesto principalmente de llantos, pero un lenguaje al fin y al cabo.

Sabiendo eso, los investigadores desarrollaron un algoritmo basado en un sistema de reconocimiento de habla, que detectó estas características. Para compensar el ruido ambiente que suele producirse cuando un bebé llora, el sistema se basó en la detección comprimida (compressed sensing), una técnica que permite reconstruir señales a partir de una cantidad limitada de datos.

El resultado fue un software capaz de reconocer llantos que pueden ser preocupantes (por ejemplo, los provocados por dolor) en medio de un entorno ruidoso, por ejemplo, en la sala de partos. El algoritmo funciona independientemente del bebé, y permite comprender mejor porqué están llorando. Los investigadores esperan que este estudio pueda servir en otras circunstancias que permitan comprender mejor los síntomas que sufren los bebés. Por el momento, ya están explorando posibles colaboraciones con hospitales para implementar esta tecnología.