Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Esta IA solo necesita ADN para predecir tu cara

Esta IA solo necesita ADN para predecir tu cara

¿Te imaginas un método que pudiera predecir una cara humana con solo una muestra de ADN? Un grupo de científicos nos acerca a esa posibilidad.

Las investigaciones forenses son mucho más complicadas de lo que nos hacen creer en las películas, series o relatos de ficción. Haber encontrado restos de ADN no quiere decir que vaya a ser fácil identificar a su dueño; de hecho, en muchos casos nunca llega a resolverse la incógnita.

Un grupo de expertos ha optado por utilizar la tecnología para ayudar a resolver ese tipo de situaciones. Éstos han desarrollado una IA capaz de predecir cómo podría ser la cara de alguien combinando la IA y el ADN.

Predecir un rostro mediante ADN e IA

Un equipo de investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) ha publicado sus hallazgos en Nature Communications. Predecir cómo es la cara de alguien con una muestra de ADN sigue siendo algo imposible para la ciencia actual; sin embargo, podríamos estar algo más cerca gracias a estos expertos.

Peter Claes, líder del estudio, explica que la forma de nuestro rostro depende de miles de genes; pero, también por cómo nos alimentamos y otras condiciones de vida. Este hecho dificulta poder predecir con exactitud la cara de alguien con solo el ADN.

Dzemila Sero, Arslan Zaidi, Jiarui Li, Julie D. White, Tomás B. González Zarzar, Mary L. Marazita, Seth M. Weinberg, Paul Suetens, Dirk Vandermeulen, Jennifer K. Wagner, Mark D. Shriver & Peter Claes

Debido a esa dificultad, los investigadores han querido revertir el sistema utilizado actualmente. En vez de optar por intentar predecir la cara con el ADN han preferido hacerlo al contrario, pasar de la cara al ADN.

El quién es quién moderno

La técnica emplea la IA para analizar rostros de una base de datos y comprobar si pueden estar relacionados con el ADN en concreto. Explicándolo de una manera más llana, podríamos calificarlo de una especie de “quién es quién” moderno.

Por ejemplo, si un rostro es masculino y los datos del ADN indican que se trata de una mujer, la IA elimina a todos los hombres de la ecuación. Si su pelo es rubio y el material genético lo confirma, se eliminan el resto de resultados con otro color de pelo. Cuantos más genes se identifiquen en el ADN más preciso será el método.

En el caso de que la cara que busquemos no se encuentre en la base de datos, por lo menos se obtendrá un rostro similar. Las técnicas anteriores permitirían saber que estamos, por ejemplo, buscando a una mujer europea. Con esta IA sabríamos que es una mujer europea, con pelo pelirrojo y ojos verdes.

Como es obvio, para que la técnica funcione correctamente lo ideal es contar con una base de datos bastante grande; algo complicado para entidades privadas, pero, más factible para los propios gobiernos. Quién sabe, quizás dentro de unos años puedan identificarnos con solo encontrar uno de nuestros cabellos.

Foto destacada: geralt en Pixabay