Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Las tecnológicas se librarían de más impuestos en España por ahora: Sánchez los quiere a nivel europeo

Las tecnológicas se librarían de más impuestos en España por ahora: Sánchez los quiere a nivel europeo

El nuevo impuesto a las tecnológicas finalmente no será implementado por el gobierno de Sánchez, que se ha rendido a las empresas y a PP y Cs.

La cuestión de cuántos impuestos pagan las empresas tecnológicas está en boca de todo el mundo; compañías como Google, Facebook o Apple han defendido el uso de “paraísos” dentro de la UE como Irlanda para pagar impuestos, aunque es una táctica contra la que los países europeos ya están luchando. Para el gobierno de Sánchez, la solución estaba en imponer un impuesto adicional, una “tasa Google” por ser la compañía del buscador el principal objetivo.

No hay que confundir esta “tasa Google” con la original, que fuera considerada nula por el Tribunal Supremo; aquel era un intento del gobierno de Rajoy de obligar a Google a pagar a los medios de comunicación simplemente por enlazarles, mientras que el objetivo de Sánchez era más amplio, gravando directamente los ingresos generados por todos los servicios online. Cuando el Consejo de Ministros, ahora en funciones, aprobó el proyecto de ley, la idea era imponer un impuesto del 3% sobre la publicidad online, los servicios online, y la venta de datos de usuarios. Un porcentaje que se habría traducido en cuantiosas sumas a las arcas del estado; en su momento se calculó que supondría unos 1.200 millones de euros anuales.

El nuevo impuesto a las tecnológicas se desvanece

Sin embargo, esos planes parecen haberse difuminado conforme Sánchez continúa apelando a sus socios para conseguir la investidura en primera instancia. Según La Información, en “España Avanza”, el documento presentado para las negociaciones de investidura, la nueva “tasa Google” ha desaparecido; el proyecto de ley por lo tanto se quedaría como tal y no sería desarrollado.

Esta parece una gran victoria para las empresas tecnológicas, que han presionado al PSOE desde los primero pasos de la nueva ley. El propio Tim Cook se reunió con Pedro Sánchez el pasado octubre, y uno de los temas de conversación fue el impuesto, que hubiera afectado a Apple de manera importante. La eliminación del impuesto puede ser fruto tanto de estas presiones, como de un guiño de Sánchez a partidos más liberales de cara a la investidura; el mensaje es que el plan económico del nuevo gobierno no pasará por subir los impuestos indiscriminadamente, o al menos esa es la idea.

Pero eso no significa que este impuesto vaya a desaparecer. En vez de eso, Sánchez apuesta porque se implemente a nivel europeo; justo lo que PP y Ciudadanos le pidieron en su día. por lo tanto, la pelota estaría en el tejado de la Comisión y el Parlamento europeos, que con la aprobación de un “impuesto al enlace” han demostrado que no les tiembla la mano contra las tecnológicas, especialmente si son estadounidenses.